domingo, 4 de mayo de 2008

Ella tenía solo diecinueve años...

Este texto lo corté de un comentario en una nota sobre derechos humanos y terrorismo y setentismo y mierdas de esas, en un diario argentino. Hube de corregir el tipeo porque tenía muchos errores, esos errores eran como gotas de lágrimas que habiendo caido mientras se escribía en una hoja obstaculizan la lectura, se notaban errores de alguien que escribe apurado para no arrepentirse y aporreando el teclado.



ESTA ES MI HISTORIA

Todo empezó en 1973 con una historia de amor entre dos jóvenes, a los dieciocho años de ella y a los veintiuno de él se casaron.

Era la época del servicio militar obligatorio, él no tenia ni papá ni mamá y necesitaba trabajar para mantenerse y le aconsejaron entrar a la Policía Federal, porque así cumplía con la "colimba" pero podía seguir trabajando.

No fueron razones ideológicas sino económicas, las que terminada la colimba lo tentaron para quedarse; sueldo, obra social, era a lo que en aquella época, muy distinta a lo de ahora, se pretendía de un "buen partido" como decían las abuelas.

Se casaron ella con dieciocho y el con veintiuno, claro ni dieciocho ni veintiuno de ahora. Tenían un negocito que ella atendía y el cuando no trabajaba también, tenían proyectos en común y un día de 1976 ella recibió una noticia; lo habían matado, su casa se lleno de gente, hubo un velatorio y un entierro, hasta hoy resuenan las palabras de alguien que hizo un discurso "que le puedo decir a una adolecente de diecinueve años". Pasé a ser llamada "viuda".

En 1997 una docente me grito "torturadora de mierda", sacando sus propias conclusiones de que yo había sido policía. Los años pasaron y son ya treinta y dos y esa adolecente hoy tiene cincuenta y un años.

Uno trata de superarlo, como se hace con los duelos. Lejos de desear "que vuelvan los militares", como dicen algunos; al contrario. Hablé con gente de uno y otro bando para entender y explicarle a aquella adolecente que le había pasado, lejos del odio y del rencor, porque le habían arrebatado el amor más puro que es el de esa edad.

Revolver la historia esta bien para generaciones futuras, pero para los que eran jóvenes en aquel momento hay diferencia, solo siento el dolor de lo que se oculta.

Señores sin ideologías políticas, a un año y dos meses de casados quedé viuda. Diecisiete tiros de ametralladora y un tiro de revolver terminaron con la vida de una persona de veintiún años y de una viuda de diecinueve que quiere que los torturadores vayan presos, pero que los mas jóvenes conozcan la historia completa, porque esa es la verdad, para no tener ese dejo de amargura que nos queda a muchos de este país.

Aquí no hubo ni vencedores, ni vencidos. Muertos de ambos lados, torturadores y asesinos -no todos- de ambos lados, inocentes de ambos lados.

Esta es la primera vez que escribo mi historia y será la última, ninguna indemnización calla el dolor del alma; si, la verdad entera. No la verdad a medias, esa si que duele mas que el propio duelo de una adolecente de diecinueve años.

Se juzgara en los juzgados las causas de lesa humanidad, pero con esto, quienes no conocen por edad la historia completa me juzgan en la calle, en el día a día y no se puede ir explicando uno a uno.

Gracias por leerme

5 comentarios:

Guty dijo...

Es verdad, como bien dice la señora, hubo asesinos y víctimas en ambos bandos (si de polarizaciones hablamos), hoy sigue habiendo muchos que hablan porque está de moda el zurdaje y bastardear a las fuerzas de seguridad.
Mi mamá tiene la misma edad y también fue una viuda joven, mi viejo pertenecía a la marina, aunque falleció por causas diferentes, peleando una guerra ajena, perdida de antemano.
En fin, buen texto, gracias por publicarlo.

Laura dijo...

Gracias a vos por publicarlo.

Torombolo dijo...

Conociendolo a Angelito se que por poner este tipo de cosas es que se lo tilda de facho. Pero cuando esta rodeado de fachos se pone del otro lado lo tildan de zurdo cuando estos se van de mambo. La vision que yo tengo de la Argentina es que en este tipo de cosas es incapaz de encontrar el termino medio de pasa de una moda en un extremo a otra en el otro. Cuando podamos ver las cosas objetivamente vamos a estar preparados para una democracia adulta. Hoy somos una zarta de improvisados compra publicidades.

Torombolo dijo...

Al margen en el Top five te olvidaste de los vendedores de seguros y los abogados

Guty dijo...

Los abogados!!! Esos deberían encabezar el top five.