domingo, 20 de julio de 2008

Julio Cobos

Muchas charlas en Bs. As. y muchos llamados por teléfono tenían como objetivo, de parte de mis interlocutores, saber quien es Julio Cobos.
Hoy me levanté dispuesto a escribirles a todos quienes me lo preguntaban y a quienes de pedo pasan a veces por acá. Grande fué mi sorpresa cuando veo que el Jaime había escrito lo que yo pensaba decir, en su diario.
Imposible sería para mi hacerlo mejor, así que quienes quieran saber quien es el Julio, les ruego lean lo que sigue que es una perfecta descripción del hombre, mejor escrita que lo que yo pudiera hacerlo.

Retrato de un político amateur
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner instaló hace algún tiempo el célebre tema del “relato” de la realidad, que según el gusto presidencial está altamente condicionado por los medios. Más allá de si esto es cierto o no, resulta interesante constatar cómo ven los medios, sobre todo los nacionales, a Julio Cobos. Cómo son los “relatos” que urden acerca de él. Casi nada de lo leído o escuchado en estos días sobre el vice se acerca mucho a su realidad. La razón es simple: los periodistas y analistas foráneos, que no lo conocen, no pueden creer que Julio Cobos es como es. O peor, imaginan cómo es desde los moldes con que cuentan para ello.A partir de esa premisa se elaboran teorías con informaciones a medias y usando viejos odres para poner un vino nuevo. El resultado es un “relato” que calma a los porteños para llenar páginas y más páginas y minutos radiales y televisivos pero que poco tiene que ver con un personaje sin mayores aristas, más bien chato y común, como la mayoría de los mortales. Y ése es su gran enigma hoy, luego de haber irrumpido en el mundo de la excepcionalidad, de la monstruosidad, de la deformidad política, con la naturalidad y la simplicidad de alguien corriente.Julio Cobos no fue un excelente gobernador, fue más bien mediano. Mendoza no recordará su gestión, que por otro lado ya casi ha olvidado, por la sencilla razón de que no tuvo enormes logros y sí algunas deficiencias. Cobos es mejor recordado que su gobernación. Pero tampoco es para dramatizar, pues no fue un desastre ni nada que se le parezca. Fue uno más de los razonables gobernadores mendocinos, uno de esos que él se encargó de contar en la tensa noche del Senado que no pueden ser reelegidos, como una virtud institucional que distingue a Mendoza y que le enseñó a él las virtudes de la negociación y el consenso.Como político tampoco ha demostrado Cobos grandes dotes. Sí una gran intuición para avanzar o esperar en el momento justo, virtud que le ha servido para escalar solo pero no para realizar una construcción política más o menos perdurable que lo trascienda.No hay que equivocarse. Su acción del jueves a la madrugada debe ser analizada casi fuera de la política. Debe ser vista como un fogonazo, pero no como una guerra. Un fogonazo que puede condicionar la batalla, pero sólo eso.En términos que le serán caros a Cobos, lo suyo del Senado fue una marca excepcional en los 100 metros y la política es una maratón interminable, que nunca acaba de construirse, donde lo que impera es la regularidad.Quienes lo hemos tratado sabemos que es lo que se ve. Es el hombre que cuando se enteró de que debía desempatar en el Senado dijo: “¡Uy, uy, uy!”. Es una persona simple y cercana a ese ciudadano argentino representado por la clase media media, pero que puesto en una situación excepcional reaccionó como tal y no como lo hubiera hecho un político profesional. Su excepcionalidad estuvo en contar con el coraje necesario para echarse al hombro la situación y actuar sin perder su frescura innata. El ADN político de Cobos es amateur, pero esta vez llegó lejos con su acción y la historia, esa que él sabe que lo va a juzgar, lo puso en una situación única e irrepetible. Y reaccionó con la humanidad de seguir sus convicciones, algo que el político profesional no hubiera hecho nunca, pues su ADN le indica que tiene que responder a códigos que están prefijados y que no se pueden cambiar. La reacción de los políticos frente a la decisión de Cobos muestra que no le creen, que todavía están buscando la pata escondida de la sota, porque ellos nunca harían algo simplemente por hacer lo correcto, sino que su corrección está signada por lo que su instinto de conservación les dice que dará más rédito. Si se equivocan o aciertan es otra cosa, pero la reacción instintiva está determinada por lo que se obtendrá.Si Julio Cobos hubiera medido en esos términos su voto, habría optado por el sí. Liberado de ese cepo genético por no ser un profesional de la política, con todos los pros y contras que esto significa a la hora de actuar en la vida pública, pudo optar por una u otra opción. Dejó salir con libertad su sentimiento y su razón combinados. Y eligió el no con todas sus severas implicancias. Por supuesto que la historia lo va a juzgar, aunque el presente es mayoritariamente favorable a su decisión. Y no sólo porque se concuerde con ella y se esté contra la dirección del Gobierno, sino porque gustó ver a un hombre común frente a una decisión excepcional y, sobre todo, constatar que ese ser no se convertía en alguien extraño a sí mismo para actuar, sino que lo hacía aterrado, dudoso y consciente de su responsabilidad. Se ha valorado la decisión porque una mayoría la comparte, pero la conmoción más intensa ha sido por el modo de tomarla del protagonista. Ha gustado aún más la actitud del ejecutante que la ejecución y su resultado.Julio Cobos tiene hoy un enorme capital político por la credibilidad que ha generado en gran parte de la sociedad. Está solo, porque cuando tomó su decisión crucial apenas había quedado a su lado un puñado de sus compañeros de ruta. Eso parece una debilidad, pero es su mayor fortaleza, porque no lo pueden despojar de casi nada. Las guarangadas de echar a los suyos de los pocos cargos que ocupan serían apenas una muestra más de pequeñez e incomprensión de la realidad del Gobierno nacional.El vicepresidente fue quien llevó la brújula hacia la salida de la crisis artificial creada por el Gobierno hace casi 130 días. Le hizo un gran servicio a la Nación indicando el camino del Congreso. En un país nuevo, el de la discusión parlamentaria, fue el encargado de dirimir una situación digna de una novela de misterio. Y lo hizo sin medir las consecuencias políticas personales. Apostó todo y ganó, aunque todavía el Gobierno nacional no se haya dado cuenta y siga reaccionando aislado de la realidad.Pero su triunfo, a no equivocarse, más que un triunfo político o personal es la victoria de las debilitadas instituciones. Su triunfo no gobierna, es una suerte de tardío eco del “que se vayan todos”, que marca un rumbo moral y social pero que no sirve para gobernar. Sabiendo interpretar lo sucedido se puede reencauzar el país en un sendero de cordura, perdido hasta que llegó un hombre sensato, sin mayores atributos, pero que supo decir no.Julio Cobos es un símbolo que puede fortalecer el sistema institucional y colaborar en la reconstrucción de la maltrecha política argentina. Puesto a político profesional puede no ser tan bueno, porque ya mostró que lo suyo es otra cosa. Es la sensatez en el instante crucial. Quizás, incluso, en la madrugada del jueves ya haya agotado buena parte de su estrella. Ojalá no le pidan o no se tiente de correr la maratón, la carrera de regularidad, pues ésa es para los profesionales. Él es el recordman de los 100 metros. Al menos en el tema político. En la vida es un maratonista, como demostró mientras hablaba en el Senado y dosificaba sus palabras y sus anécdotas para ver si por milagro retornaban la sensatez y el diálogo. Ante la negativa, dijo un no costoso, pero valiente y sincero. Como hacen los hombres simples en esos momentos únicos en los que Borges ha dicho que cada uno al fin ve su propio rostro y sabe en ese instante quién es.
Jaime Correas en Diario Uno del 20/7/08

17 comentarios:

elerlich dijo...

Un oportunista.

Ginger dijo...

Naaaaaaaaaa, vos sabes que yo ni en pedo me leo todo eso. Así que haceme un resumen de dos líneas y mandame por e-mail, querés.

Toro dijo...

No voy a opinar(?)

Que termine la nota citando a Borges es casi como que yo termine una opinión citando a Abelardo Castillo. Hay sutilezas que me absuelven de segundas lecturas.

Igual, se quieren matar porque a los ojos de la historia, el mendocino más famoso es un tibio como el Cleto.

Baterflai dijo...

Adhiero a Gingeta.
Resumen.

El Angel Gris. dijo...

Resumen las pelotas. O lo leen o no y a cascarla.

una mendocina dijo...

Dicen que Cristina es bipolar ... a esas alturas de la noche no le debe haber alcanzado todo el litio de las farmacias de la Argentina para paliar tanto sobresalto.

Guty dijo...

Dale Torito, tirate una frase de Castillo :)

Ashiku dijo...

Impecable texto.

Carito dijo...

Cobos hizo lo que hizo para poder volver a su casa... (?)

guinie dijo...

No sé, me parece muy raro todo...

Digo, El había adelantado su negativa tiempo atras. O sea... esto les dió lugar a los demás políticos, que según esta nota actuan de manera medida a su conveniencia, a que se "confabularan" a, justamente, no llegar a un empate (ya que hubieran perdido). Con lo cual deja a pensar que, a pesar de todo, al gobierno le convino esta negativa a la 125 (y destinar toda la culpa al pelele de turno).

Distinto hubiera sido que la negativa hubiera terminado en 40 "nos" a 32 "sís".

Pero bue... esa es mi mente podrida que lamentablemente ve todo muy turbio y ya no confia en nigún político (y menos en Cobos)

Saludos

interior dijo...

Grande Cobos, eso es tener huevos, fue un total oportunista, tuvo la oportunidad de hacer lo correcto y la aprovecho, mal que les pese a un montón.

elerlich dijo...

Político amateur es una posibilidad tan grande como chocolate light.

Guty dijo...

O ropa interior comestible (?)

La libelula dijo...

hola compatriota(?) Yo tampoco leí nada :P pero voy a decir que no me importa si Cobos fue un patriota o un traidor, pero esto se iba a la merde, y el tipo lo impidió. Ahora solo quiero paz. Ja! una locura lo mío =S

Una opinión... dijo...

Me parece como creer en los Reyes Magos. Una infantilidad que asusta. Creer que lo de Cobos es una honesta decisión tomada por convicciones y sin especulación política es pretender que el mundo que uno inventa sea el real. Si así hubiera sido, no hubiera andado haciéndose el ídolo por todos lados.
No importa ya si la resolución o las retenciones eran buenas o la peor porquería. El llegó a ese lugar con la confianza de quien lo convoca y con los votos de gente que imaginó que la iba a respetar. Es un TRAIDOR con todas las letras, aunque lo quieran vestir de salvador de la Patria y aunque en el barrio acaricie la cabeza de los vecinitos. La historia no lo va a juzgar, porque la historia se ocupa de los grandes y no de los pusilánimes que ni siquiera tienen la valentía de proclamar sus posturas. "Mi voto no es positivo". Andá a tomar la leche tibia, Cleto.

Horacio Fioriello dijo...

mmm, dio su voto cerrando los ojos... esperando el ruido del derrumbe y la cascoteada de su compañera de fórmula, dio el no para evitar aún el mal mayor, eso no es alarde de valentía, es tan solo hacer lo correcto, el mal menor para el mayor numero de personas, despues?...que importa del despues...quien lo puede acusar o demandar, si la patria y dios tienen el mismo tiempo compartido.
Buena nota, abrazos

Lúzbel Guerrero dijo...

Una brillante exposición la de su amigo; le felicite de mi parte.
Estoy con él; ojalá que el Sr. Cobos no tenga la tentación de emprender vuelo con los buitres de siempre
Loque ha hecho es sembrar la esperanza en el desesperanzado pueblo argentino ¡salud!