miércoles, 22 de agosto de 2007

Fuí inmortal el 18 de Setiembre del 2005

Mendoza, 19 de Setiembre de 2005
.
Hace un par de años, el día que el Nicolás, mi sobrino, jugó su primer partido al rugby, junto con el Ignacio, el hijo del gordo, me junté a la noche con ex compañeros míos de rugby, y en ese asado, brindé por el rugby, por la amistad, por la vida y fui inmortal.

Ayer a la noche viví una experiencia, que me hizo ser, nuevamente inmortal.

Desde que nació mi hija mayor en el 2000, todas las noches que estoy en casa a la hora de acostarse, cuento un cuento; Malena y Aída van a la cama y reclaman el cuento. Ellas los han clasificado en dos clases; “con dibujitos” o “con la boca”, ya sea que se trate de la lectura de un cuentito infantil de esos ilustrados o de una narración de alguna historia inventada (habitualmente hay una princesa Mariana que toca la guitarra y canta, un príncipe Hugo que anda en una moto blanca, etc.).

Hace un tiempo Aída me preguntó: “Papi ¿Por qué los cuentos que vos lees no tienen dibujitos?" Le expliqué que las letras dicen cosas, a veces lindas, a veces tristes, que te podés reír leyendo o emocionar mucho mucho. Desde ese momento está empeñada en leer y de a poquito algo va aprendiendo.

La pregunta de Aída sobre cuentos con ausencia de dibujitos, me llevó a bajar de internet cuentos para niños, texto puro, sin dibujos, imprimirlos en la oficina y llevarlos a casa para leerlos al anochecer. Aparentemente esto despertó algo oculto en mi hijita, o comprendió la literatura, o la vida misma, o no se que, pero algo pasó que hizo que me dijera: “Papi, quiero escribir un cuento, pero como no se escribir, te lo digo y vos lo escribís, ¿querés?”.

Cómo tenía un día complicado, le propuse dejarlo para el Domingo a la noche, que ella lo fuera pensando y que el Domingo saliéramos los dos solitos de noche a un bar, “porque se escribe mejor en los bares, hijita”.

Al otro día, Aída esperó con ansiedad que se hiciera la noche y a eso de las 20:30 partimos los dos, munidos de papel y lápiz, a un bar de la calle Colón. Pedimos una picadita, un Gancia con Campari y una Coca y empezamos.

Se llama “El oso Poly” es amigo de un caballo, un conejo y unas mariposas, son algo ecologistas, limpian el bosque y festejan en un bar comiendo una picada y brindando con gaseosas porque son chiquitos.

Cuando termine de garrapatear en la cuarta hoja, - según me dictaban - , “y zapatos con porotos, otro día te cuento otro”, tuve que mirar para otro lado y hacerme el resfriado, para no tener que explicar, que a los papás a veces se nos llenan los ojos de lágrimas cuando estamos contentos. Ella con su manita escribió AIDA con caligrafía de cuatro añitos, al final del cuento y yo le propuse un brindis sin saber que daría comienzo al siguiente diálogo.

- Hijita: Por la literatura y los escritores.
- ¿Qué es eso?
- Es la gente que escribe cuentos
- Bueno papi, por nosotros

Y chocó el vaso de Gancia con el vaso de Coca y fui inmortal.
.
PD: Este es un mail que le mandé a algunos amigos antes de tener el Pozo con Fuego, para compartir el momento. El cuento "El Oso Poly" fué ilustrado por Bernardo, en una visita a Mendoza.

23 comentarios:

Cristina Daae dijo...

Recuerdo ese mail y recuerdo que yo también tuve que girar la cabeza. Ahora me hizo el mismo efecto. Besos, nene, cuando te ponés en tierno me aflojás toda.

Ginger dijo...

Me hiciste acordar de una anècdota: cuando mi hijo era chiquito, mi marido le leìa todas las noches El Principito, y èl lo escuchaba encantado. Cuando mi hija tenìa 4 años màs o menos, èl intentò hacer lo mismo con ella, sòlo que Julia al segundo dìa le dijo: "Papi, ¿no tenès alguno con escenas de violencia y lenguaje adulto?"

Toro dijo...

Sos un hijo de puta!
Reverendísimo eh!

Mandale un beso a esas nenas, por favor.

**Sonia** dijo...

Qué dulzura!

Torombolo dijo...

Hay dias que te quiero, pero hoy te odio desde lo mas profundo de mi corazon

Nuria dijo...

Que momento maravilloso!!!

ElTeta dijo...

Justo hoy tenías que escribir eso?

Qué boludos nos vuelven las borregas!

elerlich dijo...

Subilo al oso, Angelito. O mandámelo y yo lo subo.

Clari dijo...

eso, queremos ver al oso poly

María Jimena dijo...

la verdad que empezar mi día con esta historia me llena de emoción, primero porque la protagonista de esta historia es mi ahijada Aida, y eso, invevitablemente me llena de orgullo, que hermosa sensibilidad la de los niños y la de los padres que pueden estar atentos a descubrirla y alimentarla. Tengo el corazón pleno gracias Hugo por compartir conmigo esta historia.

Beya dijo...

¡Qué lindoooooooooooooo!!
Che, consulta... ¿Por qué si la peque nació en el 2000 todavía no sabe leer?

Guty dijo...

Yo quiero el oso!!
Me sumo a la puteada de Toro, me hiciste mariconear en frente de mis niños.

Laura dijo...

Me hiciste revivir algo horrible de la infancia, cuando los padres de otras ni�as compart�an sus sue�os y se emocionaban. El m�o nunca me ley� un cuento ni hizo ninguna labor de padre. Se siente feo. Tambi�n me hiciste lagrimear. Pero bien por vos y tu hija. (De todas formas, siempre result� buena escritora, je).

El Angel Gris. dijo...

Beya: Esto fué escrito el 19/9/05. Aída nació el 25/10/00. Hoy lee muy bien y estoy aunto de dejar de contarle cuentitos, porque está disfrutando leerlos sola para ella y su hermana.

El cuento del Oso Poly, lo subiré apenas lo encuentre y pase por un escaneador, para colocar el dibujo de Bernardo.-

Beya dijo...

Ahhhh, clarooooo. Perdón, no reparé en la fecha y me dije: Con tal de seguir leyéndole cuentos este Ángel no la manda al cole :)

¡Vamos, vamos con Poly que ahora todos lo queremos leer!

Carito dijo...

Que lindo Angel! Yo todavia me acuerdo cuando mi papa me enseño a leer. Mi viejo es casi como el de Laura, nunca me leyo nada, pero para mi, lo mejor que hizo fue sentarse conmigo a enseñarme las letras, a escibir mi nombre y no sigo mas porque me pongo a moquear

**Sonia** dijo...

Aída es un nombre ma-ra-vi-llo-so!

El Angel Gris. dijo...

Si, Sonia, y estoy esperando a Radamés con un "38 Smith & Wesson Special"

Una Bruja... dijo...

que ternura!..yo siempre he creido que hay dibujos en los cuentos para que loos grandes sepamos decifrar como es que se disfrutan los cuentos...
mucho saludos

Vill Gates dijo...

Muy buena historia, no conocía tu blog.
Linda inmortalidad.

El Pragmático dijo...

Muy, pero muy buena la historia.. son esos pequeños momentos que cuando los niños crecen uno los cuenta y se sigue emocionando.
Desde Buenos Aires, la junta promotora del Cherashnismo celebra el acto paternal de nuestro afiliado mendocino.

Vill Gates dijo...

Don Angel Gris: Me olvidé de comentarle que es absolutamente cierto lo de escribir en un café! No se qué tienen esos lugares. Lo probé también en otras provincias (soy de Bs, As.) y funciona!
Tendré que probar en el exterior... ja ja ja.
saludos.

Gabriel dijo...

Sos un hijueputa hermano, me hiciste "resfriar" a mí también...